Un contratista del Estado fue condenado por un delito que cometió alguien que suplantó su identidad. Cesar fue perjudicado por 34 años pero gracias al proyecto inocencia que revisó el material probatorio se presentó una acción de tutela ante el tribunal. Se logró probar las falencias de la Fiscalía General de la Nación.

VIGILADA MINEDUCACIÓN