El proyecto Olimpiadas para Personas con Discapacidad nació en el año 1984 como una actividad complementaria en la formación de los estudiantes de la Facultad de Salud, desde ese momento se ha convertido en uno de los eventos más importantes del país en el que participan deportistas con discapacidades físicas, cognitivas y sensoriales.

Con la finalidad de acordar y coordinar acciones en pro de construir espacios de trasformación social y de integración en contextos de personas con discapacidad, la Universidad Manuela Beltrán junto con 34 instituciones deportivas, participaron en la primera reunión de proyección y empalme sobre la intervención de delegados como gestores de participación en las olimpiadas para personas con Discapacidad que se van a realizar este año.

 

Las organizaciones participantes de la 33° versión de las Olimpiadas lograron enmarcar en su primera reunión la importancia de estas iniciativas en el acompañamiento a deportistas con alguna condición de discapacidad. “Gracias a estas Olimpiadas, los niños y niñas pueden participar en diferentes deportes, porque abarcan todas las disciplinas y estas a su vez, están adaptadas para el pleno desarrollo recreo-deportivo del niño con discapacidad” expuso David Ibarra, Educador Físico del Centro Crecer Balcanes.

“De las Olimpiadas para Personas con Discapacidad de la UMB, valoro la importancia que le dan al enfoque de discapacidad y también a la inclusión, no existe discriminación en ninguna de las modalidades ya que ellos en su ejercicio evidencian que tienen muy buenas bases motoras y a partir de ello logran fortalecer mucho su parte social” dijo Gina Paola Melo egresada de la UMB y fisioterapeuta del Centro Proteger Renacer.

Por su parte, Jorge Castillo, delegado del Centro Crecer La Gaitana de la Secretaria de Integración Social, destacó la importancia de estos espacios integradores: “Estas iniciativas tienen un gran significado porque les permite a los chicos de las instituciones demostrar las habilidades y potencialidades que tienen a nivel deportivo y artístico, con el fin de que se proyecten e involucren socialmente”.

Durante la reunión se profundizó en temas de promoción de políticas de inscripción de los deportistas, de igual manera, se enfatizó en la prontitud de la inscripción de los participantes para que el proceso sea óptimo para las dos partes. Por otro lado, los delegados manifestaron sus agradecimientos por la actuación de la Universidad Manuela Beltrán, porque su representación demuestra una institución diferenciadora en Colombia por la vinculación humana y activa de personas en contexto de discapacidad. “Felicito a la Universidad Manuela Beltrán por esta iniciativa, que Dios quiera siga por muchos años más, con el fin de participar en pro del involucramiento de las personas en condición de discapacidad”, manifestó Germán Murillo, licenciado en Educación Física, del Centro Crecer Rincón de Suba.

                             

VIGILADA MINEDUCACIÓN