Ahora todos los programas de la facultad de salud participan en la ceremonia de imposición de símbolos.

 

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Manuela Beltrán, a través de los programas de Fisioterapia, Fonoaudiología, Terapia Ocupacional, Terapia Cardiorrespiratoria y Enfermería, celebraron durante el periodo intersemestral, la ceremonia de imposición de símbolos para los estudiantes de 4t° y 5t° semestre, en la cual los futuros profesionales reciben la luz como símbolo de su inicio en la práctica profesional y como promesa a la dignidad, el servicio y buen trato que entregarán a sus pacientes.

Sin lugar a dudas, fue una ceremonia y un acto simbólico que determina el inicio de una nueva etapa para los estudiosos del área de salud. La lámpara y el faro como unos de los símbolos que afianzan el compromiso social, avivo una llama que habla de esperanza y de la formación profesional con gran sentido humano, aspectos por los que se caracteriza la UMB.  Durante el evento el Padre Gerardo Herrán, realizó la bendición de los símbolos bajo la formalidad conocida como EL paso de la Luz, que denota una nueva etapa profesional de los estudiosos de la UMB.

Acto seguido, el decano de la Facultad de Salud, Dr.  Carlos Daza, esbozó que cada llama representa el compromiso del futuro profesional de cada estudioso, en donde será preeminente el espíritu de servicio ante los desafíos y las nuevas dinámicas en el área de la salud, como también, el progreso académico de quien lo porta, como una insignia de gran proyección humana y  profesional.

Asimismo, se realizó la imposición de las cofias en el caso del programa de Enfermería y de las insignias dentro de los otros programas de la salud, alcanzando el inicio del campo clínico y adicional a ello, enalteciendo la labor humana que ha venido ejerciendo la UMB en la proyección profesional de grandes mediadores e interventores en el área de la salud, que en su impulso accionan una mejora en la calidad de vida de sus pacientes.

Felicitamos a los estudiosos en esta conmemoración de símbolos que enmarca un capítulo importante dentro de su trayectoria profesional; por intensificar esa llama de esperanza, para que persista en el tiempo como símbolo de compromiso y entrega a sus pacientes desde buenas prácticas  que humanizan la autonomía de las  personas con algún tipo de discapacidad, enfermedad o adultos mayores, reivindicando procesos bajo la inclusión desde lo humano, representando así el fuerte de la formación manuelista, crear perfiles profesionales dispuestos a servir a sus pacientes, al país y al mundo.  

VIGILADA MINEDUCACIÓN