La agresividad entre mujeres, que se refleja hasta en los ámbitos laborales está aumentando. Según un estudio realizado por la Universidad Manuela Beltrán, cuatro de cada de cada diez mujeres son violentadas por personas del mismo sexo en Latinoamérica.

Fabián Media, docente del Programa de Psicología de la UMB cuenta que en la agresión entre mujeres, se utilizan calificativos peyorativos, degradantes casi siempre fijados en el prejuicio, que se refleja en el marco de una sociedad tradicionalmente machista.

 

VIGILADA MINEDUCACIÓN